Juan Luis Pineda.


LA DUDA


 

La duda es una perversión que va por dentro,

la duda es un palacio en venta,

es una cita que termina en desencuentro

porque la luz no se presenta.

La duda exige las cartas sobre la mesa,

marca tu número y te acosa,

razona y funda con detalle su sospecha

y es la primera en declararse sospechosa.

Cuánto tiempo se nos va

entre tanta duda

sin necesidad.

Quién se atreve a preguntar

cómo se viste la verdad desnuda,

cuál es su disfraz.

No dudes que tus dudas me hacen dar

mil pasos que no me paro a pensar.

Despejo algunas dudas y vuelvo a dudar,

si una cosa es segura es que tus dudas son mis dudas.

La duda es caminar por una casa a oscuras,

duda soy yo cuando te pienso

y opongo al amarillo de la razón pura

dudas metódicas de un rojo intenso.

Si es cierto que nada es cierto a ciencia cierta

y eso tampoco es una certidumbre,

cómo acertar contigo hablando a tumba abierta

si no hay nunca una certeza que me alumbre.

Cuánto tiempo se nos va…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s